Cómo aplicar un “DAFO” en la elaboración de nuestro perfil profesional

Posted by on Sep 23, 2014 in Coaching para el empleo | 0 comments

Cómo aplicar un “DAFO” en la elaboración de nuestro perfil profesional

El análisis DAFO (también conocido como Matriz FODA)  es una evaluación que realizamos respecto de nosotros mismos para reconocer cuatro parámetros principales:

  • Fortalezas (aquellos factores positivos con los que ya se cuenta)
  • Oportunidades (lo positivo que se puede utilizar y aprovechar usando las fortalezas)
  • Debilidades (los factores negativos ya existentes que debemos analizar o controlar)
  • Amenazas (lo negativo externo que podría obstaculizar los planes y acciones)

Entremos más detalladamente en cada uno de ellos:

Fortalezas: Cuando hablamos de las Fortalezas nos referimos a lo positivo, nuestros puntos fuertes, esas capacidades con las que ya contamos y que nos sirven como herramientas y recursos, destacándonos de la competencia o dándonos los medios para lograrlo. Son cualidades controlables y reales, existentes, que suman valor. Algunos ejemplos de Fortalezas  pueden ser:  los logros alcanzados hasta el momento, los conocimientos o formación específica, cualquier cualidad o competencia propia ventajosa para el puesto en cuestión, etc.

Oportunidades: son los factores positivos externos a nosotros o al objeto de análisis (pero parte del ambiente y entorno donde se desarrolla), que podemos explotar o aprovechar para obtener así ventajas sobre nuestra competencia, ganar mercado, ampliar nuestra calidad y producción y demás. Algunos buenos ejemplos de Oportunidades son las leyes, decretos y cambios en las regulaciones a nuestro favor, el debilitamiento de la competencia, la necesidad o el deseo de nuestro producto o servicio por parte del mercado, las modas y tendencias que nos sirvan a favor, entre otras.

Debilidades: son los factores negativos ya existentes en nosotros, que nos ponen en una situación desfavorable en el mercado o frente a la competencia, y que debemos corregir, eliminar o limitar en todo lo posible, en el menor tiempo en que podamos hacerlo. Algunos ejemplos de Debilidades pueden ser falta de experiencia profesional, la falta de conocimientos o la desactualización de los mismos, la urgencia económica, etc.

Amenazas: son esas situaciones negativas externas a nosotros, del entorno, que pueden afectar nuestro buen funcionamiento por diversas causas e independientemente de nuestra realidad. Se contrarrestan con buenos planes de acción y de contingencias, elevando las Fortalezas, aprovechando las Oportunidades y minimizando las Debilidades. Algunos ejemplos de Amenazas pueden ser las situaciones sociales (por ejemplo, conflictos gremiales, la economía del país, un mercado estancado), los cambios en las regulaciones y legislaciones, la competencia que se torne más agresiva y comunicativa, las tendencias de consumo que se alejen de nuestra oferta, y todo aquello que “pueda llegar a suceder” (dentro de escenarios posibles y realistas, claro está, no hablamos de ataques extraterrestres ni nada por el estilo) y que pueda afectar nuestra subsistencia laboral.

Cómo realizar el análisis DAFO

Para hacer el análisis puedes utilizar software de avanzada, o bien un simple papel y bolígrafo para tomar nota de todo. Lo verdaderamente imprescindible es que seas completamente honesto, sincero, abierto y objetivo en tu observación, en los cuatro parámetros.

Las fortalezas lo son según las condiciones generales, no según tu punto de vista, y las amenazas existen aunque no quieras verlas. Por eso, siempre es valioso realizar el análisis DAFO en compañía de otras personas, ya sea de la corporación o relacionadas de algún modo al centro de análisis, y también algunas imparciales que puedan dar su opinión certera y sin sesgos.

Toma nota, punto por punto, de todo lo que se mencione. Aunque parezca absurdo: respeta las opiniones y anota. Luego, siempre hay tiempo de clasificar y tomar lo imprescindible, pero primero necesitas recopilar esta información y tener en cuenta cada opinión será fundamental en ello. Para esto se necesitará disponer de cierto tiempo: no esperes finalizar tu matriz FODA en sólo una tarde de trabajo, pues lo mejor es ir creándola con los días, para revisarla al siguiente y hacer los ajustes que vayan surgiendo tras la relajación y el nuevo análisis.

Aunque la matriz suele presentarse en una cuadrícula cuádruple (valga la redundancia), puedes simplemente tomar nota en una lista punto por punto, dedicando una hoja a cada sector, una porción de la pizarra, o como prefieras. La idea es poder visualizar lo analizado y hacer los cambios que vayan surgiendo al tiempo que se da dicha visualización.

Así y con el material a la vista, se podrá elaborar planes de contingencia para escenarios hipotéticos (aunque probables), mejorar funcionamientos y acciones que permitan aprovechar las fortalezas, pensar cambios y decisiones con el fin de eliminar y controlar las debilidades, o redireccionar el curso empresarial para poder evitar los obstáculos al máximo posible, optimizando el uso de recursos y tiempo para todos.